Eres mi noche de pasos y risas... mi copa servida, mi escalera hacia la puerta...

El creador de historias ocultas, de reflexiones profundas, de sueños; de olvidos...

te doy la bienvenida hoy ante mis letras, como a un intruso mas, que se atreve a surcar estos mares revueltos, y estas manos sucias.

Te invito a esos pequeños momentos, no muchos, pero si así lo quieres, constantes...

Hoy abrí la puerta al final de la escalera, para escuchar tus versos, y observar tus manos cogiendo tus letras...




Y te imagino ahí, esperándome...

Te imagino los primeros diez segundos y luego tu recuerdo me abandona... se traslada hacia aquellos antiguos poemas, escritos desde las sombras... y te veo ahí: en un rincón... sentado en una butaca, observándolo todo.... como espiando a esta mujer de los pasos tardíos....